¿Cuáles son las normas de seguridad para un bebé en una cuna?

¿Cuáles son las normas de seguridad para un bebé en una cuna?
Cuando se trata de comprar algún producto o artículo para el bebé, como por ejemplo, la cuna, no se debería tomar la decisión tan a la ligera.
En el caso de la cuna estamos hablando de un producto que tiene que ser no solamente de buena calidad y resistente, sino también poseer una serie de prestaciones que lo hagan seguro para la criatura.
Esto último no es un tema que deba tomarse frívolamente, y menos cuando se trata de un bebé. Muy al contrario de lo que puedan pensar los padres, la producción y distribución de cunas para bebés está regulado por normas internacionales que velan en lo posible por que estos productos cumplas una serie de requisitos atinentes a la seguridad de los infantes. Las normativas más actualizadas datan del año 2008.

Entre estas normas de seguridad que debe proporcionar toda cuna de bebé están:
  1. Las barandillas: estas no deben ser movibles ni mucho menos deslizables; puesto que precisamente por ello se vuelven menos seguras.
  2. Partes de la cuna: deben ser lo suficientemente resistentes de modo que no cause ningún percance como el rápido y fácil desprendimiento de una de estas partes que pueda afectar al bebé; por ejemplo, al voltearse una extremidad de la cuna por salirse una parte.
  3. Colchón: deberá contar con tablillas de fabricación especial mucho más sólidas que las ofrecidas por coches anteriores a este decreto con la finalidad de brindar la máxima protección al bebé.
Las cunas para bebés que no cumplan con estas prerrequisitos no deberán ser puestas a la venta, aplicando dicha regla para las ventas garajes o de artículos usados. En el mejor de los casos se recomienda desensamblar el producto y guardarlo o desecharlo.
¿Qué hacer en caso de tener una cuna vieja?
  1. Si ya tiene una cuna de bebé vieja, lo mejor es que lo cambie por un corral mientras consigue la más idónea para el bebé.
  2. Puede contactar al fabricante o la distribuidora para que le dé piezas de refuerzo para impedir que la cuna se mueva lo menos posible.
  3. Recuerde vigilar cada uno de los soportes de la cuna asegurándose con frecuencia de apretar tornillos y tuercas de la cuna.
  4. En el mejor de los caso deshágase de la cuna y opte por comprar una cuna nueva que cumpla con las normas de seguridad vigente.
No escatime demasiado en precios a la hora de comprar la cuna para su bebé. Después de todo, hablamos de su seguridad.
También tenga presente que la cuna será un espacio donde el bebé estará por un tiempo aproximado de 2 a 3 años y que con el pasar del tiempo las movilidad, la interacción del bebé con la cuna va en aumentos exigiendo de la cuna niveles de seguridad altos y ello involucra que esté hechos con materiales de calidad.
No se olvide que estamos hablando del lugar donde duerme su hijo todos los días.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Mónaco y la Fórmula 1

Has sentido alguna vez un ataque de pánico?

Formación Universitaria Opiniones 2016